Honduras apunta a reparar aviones de combate con fondos para seguridad

Luis Guillermo ÁngelEl gobierno insiste en comprometer más recursos de la tasa de seguridad en incrementar la capacidad logística de las Fuerzas Armadas, mientras la Policía sigue operando en condiciones precarias.

Este lunes, el secretario general del ministerio de la Presidencia, Roberto Zacapa, confirmó que con los fondos del “tasón” se pretende adquirir al menos tres radares para hacerle frente a las actividades del narcotráfico.

Remozamiento a los F-5. Zacapa confirmó, además, que el Poder Ejecutivo ya envió al Congreso Nacional (CN) un contrato suscrito con una compañía israelí para reparar los aviones F-5 de la Fuerza Aérea Hondureña (FAH).

El funcionario no dio a conocer de cuánto es el valor de ese contrato. Actualmente Honduras posee nueve aviones de combate supersónicos F-5, de los cuales apenas cuatro se encuentran en funcionamiento, mientras que el resto han dejado de operar por desperfectos, al igual que la mayoría de los aviones Tucano de la FAH.

“La tasa de seguridad realmente ha sido una solución para poder invertir, por ejemplo, en equipo, principalmente en equipo de transporte, equipo de seguridad, equipo de protección para la Policía y algunas inversiones que tienen que ser hechas, por ejemplo los radares que Honduras necesita”, dijo.

Según datos del Comité Técnico del Fideicomiso de la Tasa de Seguridad, desde la creación de este nuevo impuesto hasta el mes de agosto de este año se habían recaudado más de 1.500 millones de lempiras (US$71,7 millones) mediante cobros adicionales en el sistema bancario, telefonía móvil, comidas rápidas y casinos y tragamonedas.

Hasta ese mismo mes, de esta cantidad, alrededor de 960 millones de lempiras (US$45,9 millones) ya habían sido invertidos, mientras que el resto había sido comprometido para programas y proyectos de los operadores de seguridad y justicia.

El Heraldo también conoció que el ejecutivo en el transcurso de este año había venido haciendo gestiones para que el Comité Técnico adquiriera un préstamo en la banca privada por una cifra que rondaba entre los 600 millones (US$28,7 millones) y los 800 millones de lempiras (US$38,2 millones). De estos fondos saldrían la compra de los radares y la reparación de los aviones F-5.

Esta operación fue cuestionada por algunos sectores en virtud de que se pretendían comprometer fondos que aún no recibían a través de la Ley de Seguridad Poblacional. En cuanto a la reparación de los F-5, el secretario general del Ministerio de la Presidencia manifestó que “esa es una iniciativa que ya está en el Congreso Nacional que se envió desde el Ejecutivo, son cosas bien importantes para el país porque la seguridad tenemos que tenerla bien garantizada para equilibrar las fuerzas a nivel de Centroamérica”.

“Ya vimos en El Salvador y otros países que están invirtiendo en aviones y Honduras no puede quedarse rezagado, porque (con) esos aviones F-5 siempre hemos sido punta de lanza en Centroamérica con esos aviones”.

Luis Guillermo Ángel.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s